Bienestar Financiero

Pasos antes de solicitar un crédito de consumo

Para que un crédito de consumo sea un aporte al bienestar, es necesario hacer un buen análisis. ¿Qué monto puedo pagar mensualmente como cuota? ¿Con qué institución me conviene tomar el crédito?

Banca.Me
10/05/2023
• 2 min
Pasos antes de solicitar un crédito de consumo

¿Qué es un crédito?

Un crédito es un préstamo de dinero que una parte otorga a otra con el compromiso de que sea devuelto en el futuro de forma gradual (en cuotas) y con un interés. Es decir, la persona no devuelve sólo el monto que se le prestó sino el monto solicitado + los intereses + los costos operacionales + impuestos asociados al préstamo que varían según a qué institución solicitamos el crédito.

Un tipo de crédito son los créditos de consumo. Estos los ofrecen bancos tradicionales, casas comerciales, cajas de compensación y cooperativas. Además, existen otras instituciones que no están reguladas y ofrecen los créditos de consumo más caros del mercado. Por esta razón, es fundamental investigar y tomar el crédito que más nos convenga.

Créditos de consumo: ¿cuáles son sus características?

  • Lo puede solicitar una persona o una empresa.
  • No están asociados a un tipo de uso. La persona puede usar ese dinero para los bienes o servicios que estime, sin necesidad de informarlo. Al contrario, por ejemplo, de un crédito hipotecario que es un préstamo que solo puede usarse para adquirir una vivienda.
  • En general se pagan en plazos de entre 12 a 36 meses.
  • Las instituciones que otorgan créditos piden a la persona o empresa antecedentes personales y comerciales para evaluar si conceder o no el crédito acorde a su política crediticia. Esto es una obligación legal de las instituciones.

Consideraciones clave al elegir un crédito de consumo

Antes de decidirte por un crédito de consumo, es importante considerar algunos factores clave para asegurarse de que la decisión sea la más acertada y conveniente para tus necesidades y situación financiera:

¿Cuál es el monto máximo que puedo pagar mensualmente?

La cuota de un crédito es, finalmente, un gasto mensual más y debemos tenerlo contemplado. Aunque la evaluación de la institución financiera haya sido favorable y nos respondan que sí podemos acceder al crédito, de todas formas es esencial una reflexión frente a nuestro ingresos y gastos para decidir si tomar o no un crédito de consumo, o el monto de ese crédito. En este sentido, recomendamos que se mantenga cercano al 15% del sueldo bruto y nunca exceda el 25%. Lo anterior se calcula de la siguiente manera: si tienes un sueldo bruto de $650.000, recomendamos que la cuota sea cercana a $97.500 ya que $97.500/$650.000 = 0,15.

Es esencial analizar nuestra capacidad de pago. De esta forma un crédito de consumo va a aportar bienestar y no dolores de cabeza.

  • Puede haber seguros asociados y ellos se pagan mensualmente; es decir, forman parte de cada cuota a pagar. Es importante averiguar qué seguros están implicados en el crédito de consumo. A veces no es clara la información para los clientes y pueden encarecer sorpresivamente la cuota. Existen seguros de cesantía, desgravamen (en caso de muerte de la persona antes de haber completado el pago), contra fraudes y otros, y varían dependiendo de dónde se solicita el crédito.
  • El costo de un crédito se calcula sumando cuotas, intereses, impuestos, seguros, gastos notariales y otros gastos operacionales implicados. Por eso es fundamental investigar y comparar distintas opciones de crédito y hacer todas las preguntas necesarias para comprender las condiciones y montos totales a pagar.
  • Un índice que permite comparar distintos créditos de consumo es la CAE (Carga anual equivalente). Es un indicador expresado en porcentaje que permite comparar distintas alternativas de crédito. Es un % incluye los intereses, seguros, y todos los costos asociados al crédito. Ojo que para poder comparar deben ser todas las propuestas para crédito por el mismo monto y mismo plazo.
  • Ante promociones o descuentos, siempre poner la cabeza fría e investigar antes de tomar una decisión. Por ejemplo, las casas comerciales que otorgan créditos (es decir, grandes tiendas y supermercados) hacen publicidad y marketing para atraer clientes y ofrecen descuentos o beneficios. Pero, en realidad, es bien sabido que las tasas de interés en estas entidades son más altas que en bancos y cooperativas. Entonces, finalmente, el crédito no resulta ser realmente más conveniente.2.

¿Cuándo es recomendable obtener un crédito?

  • Cuando obtendré un activo con ese dinero que puede generar ingresos a futuro. Por ejemplo, con un auto o moto puedo realizar Uber o despachos a domicilios y, así, complementar mi renta actual. Otra alternativa es para financiar algún emprendimiento personal.
  • Cuando el costo del crédito es menor que el beneficio que obtendré con lo adquirido. Por ejemplo, si necesito arreglar el techo de mi hogar para evitar goteras o frío el beneficio de tener eso arreglado es muy superior al costo del crédito.

¿Cuándo NO es recomendable obtener un crédito?

  • Para tener liquidez o efectivo disponible sin un objetivo claro. Por ejemplo, si quiero obtener un crédito para tener dinero disponible no es recomendable obtener el crédito.
  • Para realizar compras sin un valor claro final. Por ejemplo, en caso de solicitar un crédito con el fin de realizar compras materiales con bajo valor a futuro.